lunes, 27 de diciembre de 2010

Eucalipto y abeja: un matrimonio de conveniencia

La abeja y el eucalipto forman una pareja muy rentable. Ambos seres vivos han sabido sacar provecho de su convivencia: la abeja ha hecho del eucalipto su fuente de vida, mientras que el eucalipto ha encontrado en la abeja su principal aliado para garantizar su supervivencia. 
Colmenas en una plantación de eucalipto

La capacidad melífera del eucalipto es muy apreciada, tanto por los apicultores como por los productores forestales que buscan conseguir un aprovechamiento extra de los cultivos. Las flores de los eucaliptos son muy atractivas para las abejas por tener grandes concentraciones de polen y néctar y algunas especies, como la robusta, melliadora o urophylla, son capaces de producir intensas floraciones. La mayoría de los eucaliptos empiezan a florecer a temprana edad, siendo el E. grandis uno de los más precoces con floraciones registradas a tan sólo 18 meses de su plantación. Los días que permanece abierta una flor son variables para las distintas especies y aún dentro de ellas para las distintas condiciones ambientales. La mayoría de las flores cesan en su producción de néctar cuando la fecundación a través de la polinización se ha completado, etapa que en los eucaliptos se da a los 5-8 días de abierta.

Las propiedades y el color de la miel dependerá de cada especie de eucalipto, si bien generalmente es de color ámbar, de excelente sabor y aroma. Con un buen manejo poblacional de las abejas, podemos obtener cosechas con un promedio que incluso alcance los 50 kilos por colmena. La miel de eucalipto posee propiedades antisépticas y balsámicas, por ello es frecuente su uso para combatir males que afectan al aparato respiratorio. Así, calma la tos, es emoliente y ayuda a curar las faringitis. También es óptima en el tratamiento de infecciones urinarias.

El eucalipto, además de brindarnos néctar, también nos ofrece cantidad de polen (de alto valor proteico) y del que podemos cosechar entre dos y tres kilos por colmena durante la temporada de floración. Su color varía de blanco verdoso a amarillo verdoso claro.

5 comentarios:

  1. ESTA BUENO EL ARTICULO.. PERO FALTO LA PARTE DE SOMBREADO PARA LAS PASTURAS DE LA GANADERIA BAJO CUBIERTA...QUE ES OTRO VALOR AGREGADO.....

    ResponderEliminar
  2. Por completar su artículo, en lo relativo al polen del eucalipto, comentarles que los colmeneros debieran tener en cuenta que dicho polen es deficitario en uno de los aminoácidos que necesitan las abejas, el llamado isoleucina. Por lo tanto, o hay otras fuentes naturales de polen en la zona o las colmenas no pueden estar en el eucalipto todo el año.http://goo.gl/ExvnXC

    ResponderEliminar
  3. Mi pregunta es, si en España los eucaliptos florecen en invierno y es cuando las abejas están sin actividad, como consiguen la miel de eucalipto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena observacion.. nadie respondio. Aca en Chile tengo 5 colmenas y ayer 13 junio (ya entrando el invierno) y con bajas temperaturas hay mucho movimiento de piquera y entrada de polen, los eucalipto están floreciendo. No creo que sea para cosechar miel.. pero si un gran aporte para las abejas.

      Eliminar